domingo, 5 de noviembre de 2017

En la vida todo llega, todo pasa y todo cambia

Al principio somos como niños ansiosos. Queremos que todo llegue lo antes posible, soñamos con devorar experiencias, con exprimir la vida. Más tarde llegan los triunfos, las desilusiones, las piedras en el camino… No obstante, de eso trata la vida, de avanzar, de asumir cambios y ser humildes en todo ese maravilloso trayecto vital.
¿Quién no ha querido alguna vez que algo llegue lo más pronto posible? ¿Y quién no ha deseado en alguna ocasión que un momento fuera eterno, que el tiempo se detuviera ahí mismo como esas rocas que se alzan firmes en medio del océano?


No importa, porque los buenos momentos siempre se quedarán impresos en nuestra memoria. El hombre, por así decirlo, está hecho de recuerdos y nos pasamos gran parte del día evocando buenos y malos instantes.
Admitir que nuestra vida discurre un poco más cada día y que avanza con un tic-tac que nadie puede detener, es sin duda algo que nos asusta y que nos obliga a reflexionar. No obstante, no hay que tener miedo a ese camino, a ese avanzar.
Todos somos breves inquilinos es este mundo imperfecto lleno de cosas maravillosas. No hay que tenerle miedo a los años, sino a la vida no vivida, a los años vacíos huecos de emociones, de triunfos y por qué no, también de fracasos nunca experimentados. Esos de los que tanto aprendemos.
Reflexionemos hoy brevemente sobre este avanzar de nuestra existencia, hablemos de esos aspectos permanentes que debemos cuidar cada día para llevar una vida más plena.
En la vida todo cambia, excepto las esencias
En efecto, podríamos decir que en esta vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No obstante, hay algunos elementos que deben ser puntos fijos en nuestro microuniverso particular:
Tu autoestima, tu necesidad por aprender e ilusionarte
El amor, el respeto, la dignidad y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento personal, deben ser pilares esenciales en tu día a día. Veletas que guiar con fuerza y entereza tu camino, sea cual sea.
Hay veces en que en esta extensa aventura vital, declinamos muchos de estos aspectos en favor de otras personas. Hay quien prioriza en algún momento de su vida a sus parejas hasta tal punto, que se olvida de uno mismo.
Y si bien todo es justificable si los sentimientos son intensos, hay que saber mantener el equilibrio. Ofrecernos a los demás hasta el punto de olvidar nuestras necesidades, nos hará caer tarde o temprano en la frustración, y por tanto dejaremos de avanzar.
Cuando pierdes tu capacidad por ilusionarte, cuando tus días están aferrados a la preocupación o la insatisfacción, tu vida ha dejado de avanzar. El peso que acumulas te arraiga ya al sufrimiento. Respira, relativiza todo lo que te aferra y rompe las cadenas que creas necesarias…
Puede que pienses también que otro aspecto que no debe cambiar a lo largo de nuestra vida, son sin duda los valores. Bien, sin lugar a dudas existirán esos esquemas básicos que nunca romperemos, como es el respeto a uno mismo y a los demás, la honestidad, la valentía…
Ahora bien, dentro de este avanzar vital, todos podemos llegar a hacer pequeños cambios en nuestra personalidad e incluso en nuestra escala de valores de acuerdo a las experiencias vividas. Y todo será sin duda para bien porque forma parte del proceso de aprendizaje y de crecimiento.
No le tengas miedo a los cambios, son anclas que rompemos para avanzar con un poco más de sabiduría de acuerdo a los actos vividos.
El amor que nos trasciende
El amor que sentimos por los nuestros, por nuestra familia, por nuestra pareja o nuestros hijos, son también puntos fijos en nuestra esencia vital.
Ahora bien, el amor no es una entidad estable en el tiempo. También el amor se trasforma y se adapta. Un ejemplo de ello es nuestra propia relación de pareja.
Los dos miembros deberán ir adaptando a los cambios vitales que van surgiendo a lo largo del tiempo: los cambios de trabajo, la llegada de los hijos, el equilibrar el crecimiento individual con el crecimiento de la propia pareja.

Todo ello son momentos que van a exigir nuestra dedicación, nuestra sabiduría y la capacidad de ir avanzando siendo dos personas en una misma unidad existencial. Compartimos esas mismas raíces nutridas por el amor, pero alzamos nuestras ramas personales para seguir creciendo personalmente.
Claves para asumir los cambios con sabiduría
– Tú eres la prioridad, el protagonista de tu vida y eres importante dentro de tu mundo. No te aferres a los miedos o a la indecisión porque a largo plazo, llegará la frustración, el lamento por una vida no vivida.
– Nunca dejes de cuidar a ese “niño interior“. Debes ilusionarte por ti y por la vida, ser espontáneo dentro de toda la sabiduría que has adquirido. Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete.
No te ancles a los errores del pasado ni te alimentes de nostalgias, la vida no espera a quien se detiene en sus propias oscuridades. La vida busca luz y su propia libertad, permítete crecer con ella, con optimismo, con ilusión y sencillez.

www.formarse.com.ar

martes, 13 de junio de 2017

No te quiero para mí, te quiero conmigo

No te quiero para mí, te quiero conmigo....

Nos hicieron creer que “el gran amor” solo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.

Nos hicieron pensar que una formula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, era lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene un nombre “anulación” y que solo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos.



Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados. Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, que frustran a las personas, son alienantes y que podemos intentar otras alternativas.

Nadie nos va a decir esto, cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor….aunque la violencia se practica a plena luz del día.”
John Lennon

No quiero que me pertenezcas, ni que la única realidad que exista sea la nuestra. Quiero que los dos seamos dos naranjas enteras queriendo rodar juntas. Al fin y al cabo, las medias naranjas dan solo un poco de zumo y no pueden caminar solas.
Quiero preferirte, pero no necesitarte… Porque si te necesitara estaría sometiéndote a mis carencias y responsabilizándote de mi felicidad… Y eso no es justo para nadie, porque solo a mí me pertenecen mis conflictos.
La mejor relación que podemos tener es la de no pertenecernos, la de ser y existir como seres independientes que se aman. Me encantaría encontrarnos en un punto emocional que vaya más allá de la necesidad de que alguien o algo nos complete.
Convertirnos en seres completos
Cuando me convierto en un ser completo, que no necesita de otro para sobrevivir, seguramente voy a encontrar a alguien completo con quien compartir lo que tengo y lo que él tiene. Ese es, de hecho, el sentido de la pareja. No la salvación, sino el encuentro. O, mejor dicho, los encuentros. Yo contigo. Tú conmigo. Yo conmigo. Tú contigo. Nosotros, con el mundo.
Jorge Bucay

Querer ser dos cuando nacimos de uno en uno nos esclaviza. Yo puedo vivir sin ti y tú puedes vivir sin mí, pero no queremos hacerlo.
Me gustaría que nuestra relación fuese así de sana, que nos envolviese la ternura y nos descubriese la confianza. No quiero que ninguno de los dos nos arranquemos de nosotros mismos, no quiero que renunciemos a ser quienes somos.
Quiero que nos sepamos querer, que no anhelemos que nuestra relación supla nuestras carencias y que nos demos cuenta de que el verdadero amor es aquel que se respeta y no se idealiza.
Eso nos salvará a ti y a mí, y a nuestro AMOR. Así, con mayúsculas y con toda su trascendencia. Resolverá nuestros problemas y aprenderemos a convivir con nuestras diferencias. Porque si dejo de ser yo no podré amarte, ni crecer ni sonreír ni respirar por ti. Y poder amar de manera saludable es la mayor dicha del mundo.
Por eso, cariño, no seamos el uno para el otro. Quiéreme como soy, sin máscaras ni arreglos, mejoremos juntos cada día, crezcamos contemplándonos con placer y procuremos satisfacer nuestras ansias de felicidad. Eso es lo que hará que nuestro amor sea para toda la vida.

miércoles, 5 de abril de 2017

Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite

Quédate con quien conozca tu peor versión y se quede a tu lado


Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite…
Cuando te fallo, también me fallo a mí. Cuando te enfado, también yo me siento mal conmigo. Porque cuando menos lo merezca será probablemente cuando más desorden haya en mi interior.
Algo dentro de mí no está bien cuando cometo un error o cuando huyo de mis problemas.
Probablemente esté abandonando una parte de mí, dejándola a la deriva en alta mar con plena tormenta.
Es casi seguro que tengas motivos para no quererme y para desatenderme, pero quiero que sepas que solo una parte de mí te hizo daño. No conozco la perfección. A mí también me duele tu dolor y, al menos, daría lo que fuese para hacerlo desaparecer. Tengo la peor forma de meter la pata y una gran capacidad para desmerecer lo que haces por mí.
Quiéreme cuando menos lo merezca, dale una oportunidad a la persona que soy. Déjame aprender de los errores. Ayúdame a librar mis batallas emocionales, ayúdame a ver que eso me completa.

Pedir ayuda es un acto de valentía
Me ha llevado tiempo entender que reconocer mis limitaciones y mis errores es la única manera de hacerme cargo de mí misma. Ahora soy consciente de que no poseo todas las respuestas y de que no dispongo de la verdad absoluta. A veces también necesitamos de los demás para gestionar nuestro interior y nuestras emociones.
Por eso, pedir ayuda cuando se necesita no es solo una muestra de humildad, sino también de valentía, pues cooperando alcanzaremos el triunfo sobre la adversidad.
Cuando estamos mal necesitamos el apoyo de los demás, que nos aguanten y nos guíen, y que nos hagan sentir la permanencia de la incondicionalidad. Siempre sale el sol, pues somos merecedores de él aunque en un momento dado nos hayamos comportado de manera mezquina.
Aunque nuestro mundo se derrumbe y nuestra vida haya quedado desmantelada, después de la tempestad, llega la calma. Todo pasa y todo se transforma, pero a veces necesitamos que alguien se ponga en nuestro lugar y nos recuerde que no hay mal que cien años dure y que todo es pasajero.
Nuestra mejor versión
Quédate con quien conozca tu peor versión y, en vez de irse, se quede y te ayude a mejorar


Ofrecer la mejor versión de nuestra persona es un paso indispensable para ser merecedores de amor, de gratitud y de confianza. Así, la incondicionalidad y el respeto se fundamentan en la sinceridad que acompaña a los malos y a los buenos momentos. O sea, es algo así como ser nosotros mismos en las duras y en las maduras.
Hay errores que tiñen de negro nuestra realidad, pero no por eso merecemos menos el perdón que en otras circunstancias o que otras personas. Lo importante es progresar y ofrecer a los demás nuestra mejor versión, la humilde y la sincera, la que trabajar para crecer cada día.
Esto será lo que nos haga merecedores de la compañía de los demás en cualquier momento, a pesar de los errores y los desaciertos. Porque nuestros peores comportamientos hacen que valoremos a los mejores, de la misma forma que la tristeza hace que la felicidad gane valor.
Digamos que nuestros deslices y nuestras culpas son dos puntos emocionales que nos ofrecen oportunidades, los cuales debemos entender para perdonarnos a nosotros mismos.
En definitiva, la mejor versión de uno mismo es aquella que se puede apreciar en las situaciones complicadas, aquella que entiende la importancia de lo ocurrido, que ve que el castigo no siempre es la solución y que entiende el enfado como una consecuencia lógica y no como abandono.
Por eso, ser capaces de consolarnos, de aceptarnos y de comprendernos contribuirá a crear un mundo mucho más valiente, más fiel y más solidario.

www.formarse.com.ar

miércoles, 25 de enero de 2017


TINARIWEN 

Tinariwen (+IO:I) - Ténéré Tàqqàl (what has become of the Ténéré)


TINARIWEN - ISLEGH TAGHRAM TIFHAMAM


Tinariwen #Abdallah 2016 -HD



Tinariwen - Live at Womad


martes, 27 de diciembre de 2016

AMAR Y DEJARSE AMAR de Thomas Schied


-¿Qué es el Amor? -La ausencia de miedo, dijo el maestro. -¿Y qué es a lo que tenemos miedo? -Al Amor, respondió el maestro. Dejarse Amar no es fácil. Cuando nos Amamos nos sentimos merecedores de ser Amados.



El Amor es lo que más deseamos tener y lo que más deseamos dar. Sin embargo, nadie se da cuenta de que a todas horas está siendo ofrecido y rechazado. Kahlil Gibran.
Una y otra vez observo que las personas que continúan aferradas a patrones de relación de dependencia, control, manipulación, celos y posesividad experimentan sufrimiento y aniquilan el Amor.

Hombres y mujeres nos estamos dando cuenta de que necesitamos crecer y madurar interiormente. ¿Qué deseamos las mujeres? Sentirnos libres, tomar decisiones, llevar las riendas de nuestra vida.

Algunos lo viven como una amenaza cuando lo cierto es que no hay nada que temer, que eso que queremos para nosotras es lo que luego sabremos proporcionar a la pareja: espacio, libertad, intimidad, presencia.
Somos muchos los que deseamos aprender a Amar incondicionalmente, conocer el Amor verdadero.
Con el tiempo he tomado plena conciencia de que necesitamos toda una vida para aprender a Amar.
Erich Fromm en El Arte de Amar escribe sencilla y magistralmente que Amar es un arte que requiere paciencia, cuidado, disciplina, responsabilidad y concentración.

El Amor es honestidad, silencio, conocimiento, respeto, libertad, confianza y entrega, en primer lugar en relación a uno mismo y luego con el otro.
En palabras de Rainer Maria Rilke: “El Amor de un ser humano hacia otro: esto es quizás lo más difícil que nos haya sido encomendado.
Lo último, la prueba suprema, la tarea final ante la cual todas las demás tareas no son sino preparación”.

Así pues, Amar es un arte, una práctica, una disposición. No se trata de “encontrar el Amor”, como muchos creen, sino de aprender a Amar. Se dice: “No me quieras tanto, quiéreme mejor”, y en verdad sería bueno convertirnos en comprometidos aprendices del Amor en vez de quejarnos, reprochar, reclamar, coaccionar, celar.
Hoy por hoy, si estamos solos o vivimos relaciones no correspondidas, conflictivas o tormentosas, si aún perseguimos o huimos de alguien, si nos molestan actitudes o comportamientos del otro significa que continuamos proyectando y resistiéndonos a partes propias, seguimos sin amarnos completa y profundamente, continuamos oponiendo resistencia al flujo de la Vida.

Para Amar es necesario aceptarse, ser auténtico y estar conectado, lo que favorece aceptar y apreciar al otro como es, sin intentar cambiarlo o mejorarlo.
Creemos que tenemos miedo a no ser amados, cuando en realidad a lo que le tememos es a Amar y dejarnos Amar.
Hace falta verdadero coraje para AMAR. No me refiero al manido “Amor”, ese mal amor que nos anega hasta ahogarnos y nos impide crecer, ni a los juegos de perseguir, huir, esconderse, defenderse y atacar.
Amar es entregarse sin garantías, afirmar la vida y la libertad, permanecer abierto al otro.
Hace falta confianza para atreverse a dejar de protegerse y fingir; para desplegar las alas, mostrarse, dejarse ver e intimar.
Hay que perder el miedo a perderse en la relación, a abandonarse o ser abandonado, el miedo a ser atrapado o desaparecer. 
Hace falta coraje para dejar caer la coraza y los mecanismos defensivos a los que nos aferramos.

Porque para Amar hay que aceptar y apreciar la propia vulnerabilidad, estar abierto al otro, estar dispuesto a ser herido.
Y desde la inocencia y la vulnerabilidad, permanecer indefenso y ser inofensivo, sin ofender, retirarse o herir.
Rendirse a un Amor sin defensas.
Cuando me Amo me dejo Amar, y distingo entre lo que es y lo que no es Amor.
Se precisa apertura y disponibilidad amorosa, ser receptivo y abrirse a recibir, sentirse permeable y abierto a la vida.

Cabe preguntarse: ¿Cómo me opongo al Amor? ¿De qué maneras boicoteo el dejarme Amar? ¿Cómo me resisto al Amor? Y saber que reprochar, acusar, quejarse, poner pegas, rechazar, ver lo que falta en vez de lo que hay; sentirse fastidiado, buscar pelea o conflicto, imponerse, victimizarse, perseguir, huir… son señales claras de que uno no se deja amar.
Lo que entorpece o dificulta el flujo del amor son las posturas defensivas del ego: competir, juzgar, criticar, menospreciar, proyectar.
Es preciso deponer las armas, soltar el cable de guerra, los juicios, comparaciones, tener razón, enfadarse, imponerse, el pulso, la negatividad, los juegos de artificio.

Amar es decir sí al otro tal como es, sí a la relación. Implicarse.
Confiar en que el otro desea mi bien, lo mismo que yo deseo para él.
Y para ello, necesitamos primero tener un corazón limpio, vacío de viejas heridas, dolores y rencores. Y ser dueños de nosotros mismos; validarnos, saber lo que queremos y confiar en la Vida de manera que perdamos el miedo a Amar y dejarnos Amar.
Es preciso haber creado un lugar dentro de uno mismo donde nos dejamos amar, porque estamos aprendiendo a amarnos incondicionalmente, y aceptamos con gusto gestos de cariño, regalos, sorpresas… y los agradecemos.

Ya no nos resistimos al Amor. Hay que estar dispuesto a ver y derribar una y otra vez los muros que impiden la conexión de los corazones. Dejar caer las defensas del ego, los juicios, posicionamientos, expectativas y proyecciones que arruinan el fluir del amor. No es sino viendo la viga en uno mismo y no la paja en el ojo ajeno que podemos crecer.
Reconocer aspectos propios que vemos en el otro, integrar las proyecciones para que la sombra vaya menguando y el consciente gane terreno al inconsciente, lo que allana el camino y evita numerosos conflictos.
Viendo mis errores todo fluye y confluye, y eso es algo que está en mis manos.
Amar implica respetar los propios ritmos, sentimientos, necesidades… y también los del otro.
Sentirse libre y a la vez comprometido.
Soltar apegos. Ser valiente para decir lo que a uno no le gusta o no le va bien, valiente para decir sí a la vida, sí al otro y al proyecto en común. Amar es decir “lo siento”, tener el coraje de decir “me he equivocado”, perdonarse y perdonar.

Ser generosos, compartir y participar. Colaborar en vez de competir. Apreciar en lugar de comparar. Respetarse y respetar.
Amar es estar presente, tener tiempo y disponibilidad para el otro, cuidarle.
Ver su esencia, y también sus mecanismos defensivos con paciencia, tolerancia, aceptación y comprensión.
En momentos de crisis o desencuentros, relajarse en el dolor o la desilusión con el corazón abierto, sin defenderse ni atacar, descansar en la dulzura del corazón permaneciendo en el “no saber”.
Para Amar y dejarse Amar es preciso dejar la arrogancia de creerse autosuficiente, tener la humildad de necesitar algo del otro y saber pedir, aceptando un no por respuesta.
Cada uno ha de hacer su camino, sus proyectos, sentir su deseo y actuar en consecuencia.
Se ha de ser uno mismo en la relación íntima, tomase espacio, expresar lo que se siente y necesita.
Y saber discernir cuándo es mejor callar y cuando hablar, ser oportuno en los requerimientos.
Sentirse libre, soltar el miedo, manifestarse, expresarse.
Renovar la fe en el vínculo: generar más Amor y menos miedo, más apertura y menos defensas.

Cuando Amamos y somos amorosos nos sentimos llenos de vida. Amar es una decisión: querer conocer al otro en profundidad, día a día. Alguien que te conozca y acepte tus límites, manías y neuras sin juzgarlas ni alentarlas.
Alguien a quien dar libertad y mirar con buenos ojos, dejarle ser, tratarle bien.
Es bueno mantener en la medida de lo posible el estado de apertura del enamoramiento, y Amar al ser real y no la imagen que proyectamos, nuestro masculino o femenino internos.

Hemos de despertar del sueño del ideal de pareja. El, ella, no es “el ideal”, es un hombre real, una mujer real, es el que es.
El otro no tiene eso que yo creo que debería tener, ni yo tengo eso que él o ella quieren.
Somos seres enteros, no nos completamos mutuamente.
Con suerte, podemos darnos algo de lo que buenamente nos pedimos, sin exigencias.
Demasiada idealización y expectativas socavan y hunden la relación. Y la indiferencia la mata lentamente. Hay que rendirse ante el otro tal como es, valorar y apreciar lo que hay, lo que sucede en el fluir de la relación.

Cuando no acepto al otro como es me violento a mí misma.
Cuando hago un juicio me enjuicio, cuando rechazo, me rechazo.
Me violento con juicios, expectativas, miedos, aversión, no aceptación.
Una y otra vez, hay que comprender y no juzgar. Discernir entre cuándo soltar y dejarlo correr, y cuándo es buen momento para expresarse y abordar las diferencias.
El Amor es juego, risas, ternura y alegría, y va unido al sentido del humor, lo que a su vez favorece el Amor.
La seriedad y rigidez son actitudes que pertenecen al ego.
Si nos reímos de nosotros, de nuestras manías y de las del otro (limpiamente, sin herir) la corriente de energía sigue fluyendo, aún en el desencuentro.
Ser un buen compañero, alguien que sabe escuchar y en quien se puede confiar; a quien contarle sueños, temores, viejas heridas y nuevas comprensiones.
Experimentar la deliciosa sensación de sentirse Amado, cuidado, saber que a tu pareja le importa tu bienestar, tus proyectos, sueños, temores, procesos y transformaciones.
Y a su vez, alentar sus proyectos e ilusiones, acompañarle y apoyarle en su caminar, llevarle hacia sí mismo.

También son necesarios los “momentos refugio”, tiempo de sagrado silencio para conectarse, respirar y confiar en la sabiduría del cuerpo y del alma.
Momentos de pura presencia e intimidad, a solas. Instantes Santos exentos de pasado.
Puesto que el amor es estar presente para el otro, si no puedo estar presente para mí, no puedo estar presente para nadie.
Así pues: ¿Estás dispuesto a estar desnudo ante ti mismo, sin velos ni añadidos? Y más aún: ¿Estás dispuesto a estar desnudo frente al otro, desde la conciencia de la impermanencia, sabiendo que antes o después lo terminarás perdiendo?

Y vivir, como expresa Rilke: “Este Amor más humano, que se consumará con delicadeza y dulzura infinitas -imperando luz y bondad, así en el unirse como en el desligarse- se asemejará al que vamos preparando entre luchas y penosos esfuerzos: el Amor que consista en que dos soledades se protejan, se deslinden y se saluden mutuamente…“ La manifestación arquetípica por excelencia del Amor en pareja es la intimidad sexual, la expresión de la unión sagrada de el dios Shiva y la diosa Śhakti, la unidad del yin y el yang que conforman las polaridades de la existencia.
El éxtasis de la fusión de dos cuerpos y dos almas desnudas frente a frente, sin máscaras ni velos, en profunda interpenetración, entrega, gozo y confianza es una alquimia sagrada, sanadora y trascendente del cuerpo y del alma.
Hay que hacer el Amor a menudo desde el ser que se es.
En conexión con la esencia, experimentamos un Amor hecho de piel, huesos, corazón y espíritu. Y desde la conciencia de la respiración, podemos llevar la energía sexual desde los genitales hacia el pecho, y de ahí a la mirada, iluminando el corazón con la energía vital y sintiendo el circuito de energía amorosa que fluye entre ambos.
En ese espacio interno compartido donde reside la luz irradiante de la presencia y la confianza brota y florece la verdadera intimidad, conexión y unidad.
La verdadera meta de la existencia, no consiste en Amar, tampoco consiste en dejarse Amar. Consiste simple y llanamente en convertirse en Amor.

Thomas Schied.