viernes, 5 de febrero de 2016

10 Enseñanzas de BUDA

¿Qué te puede ayudar a cambiar tu vida para bien y deshacerte de lo que sobra? Presta atención a estas enseñanzas que, aunque no te obligan a nada, pueden cambiar tu vida de la mejor manera.

1. Empezar de poco es algo normal
Una jarra se llena poco a poco, gota a gota. Como un hombre sabio se llena gradualmente con el bien. Ralph Waldo Emerson dijo “todo maestro fue un aprendiz alguna vez“. Todos empezamos de poco, no lo olvidas. Si eres organizado y paciente llegarás a tener éxito. Nadie obtiene nada bueno de la noche a la mañana. Dichoso aquel que está listo a empezar de poco y trabaja con ahínco hasta que su jarra se llena.

2. Los pensamientos son materiales.
”Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos construimos el mundo. Habla o actúa con mente pura y la felicidad te seguirá como tú misma sombra, inseparable.“
Buda aseguraba: “Todo está en la mente. Nos convertimos en lo que pensamos”. Para vivir correctamente debes llenar tu mente de pensamientos ”correctos“. Los pensamientos malos te destruyen. Tu forma de pensar define acciones, tus acciones definen el resultado. Si cambias tu forma de pensar cambiarás también tu vida.

3. Perdonar
“El odio no se apacigua con el odio, sino con el amor“.
Cuando liberas a aquellos que están en la cárcel de la falta de perdón, te liberas a tí mismo. No es posible oprimir a alguien sin oprimirse a si mismo también. Aprende a perdonar lo más pronto posible. Buda dijo ”No existe en el mundo un fuego más fuerte que la pasión, no hay tiburón más feroz que el odio, ni huracán más devastador que la codicia“

4. Las acciones tienen importancia
“Si debes hacer algo, hazlo de todo corazón”. Para crecer hay que trabajar cada día. El proverbio dice ”Dios da a cada pájaro un gusano, pero no lo tira en el nido“. Si te comprometiste a hacer algo, hazlo de todo corazón.

5. Intentar entender al otro
”Responde siempre con el bien; sólo así es posible hacer de este mundo un mejor lugar. Responde con bondad o no respondas. Si respondes con maldad a la maldad sólo habrá más maldad”.
Stephen Covey dijo “Intenta primero comprender, y sólo después intenta que te comprendan”. Es fácil decirlo pero difícil hacerlo: debes emplear todas tus fuerzas para entender el punto de vista del otro. Cuando te sientas enojado, intenta olvidarlo. Escucha a los demás y trata de comprender su punto de vista y recibirás a cambio tranquilidad. Concéntrate en ser feliz, antes que en tener la razón.

6. Controlar la propia mente.
“Domina tus palabras, domina tus pensamientos, no hagas daño a nadie. Sigue fielmente estas indicaciones y avanzarás en el camino de los sabios.“
La máxima victoria es la que se obtiene sobre uno mismo. Para vencerse a uno mismo hay que controlar la propia mente. Debes controlar tus pensamientos, no deben deambular como olas en el
mar. Puedes pensar ”No puedo controlar mis pensamientos, los pensamientos aparecen por si solos”. Hay una respuesta para eso: no puedes prohibirle a un ave que vuele sobre ti, pero sin duda puedes evitar que haga un nido en tu cabeza.

7. Vivir en armonía
“La victoria genera el rencor que da paso al odio al no ser feliz el vencido. La máxima victoria es la que se obtiene sobre uno mismo”.
No busques afuera lo que sólo puede estar en tu corazón. Con mucha frecuencia tendemos a perdernos buscando afuera para no ver la verdad en el interior. La armonía no está en un nuevo trabajo, ni en un nuevo automóvil ni en un nuevo matrimonio. La armonía está en nuestro interior.

8. Ser agradecido
“La salud es el regalo más grande, la alegría la mayor riqueza“.
Siempre hay algo por lo que vale la pena agradecer. No todos han podido despertarse hoy en la mañana, anoche alguien se quedó dormido por última vez.

9. Ser fiel a lo que se sabe
”Así como no sacude el viento a la enorme roca, así tampoco sacuden al sabio, el halago o el reproche“.
Sabemos muchas cosas pero no siempre hacemos lo que sabemos. Si has tenido que soportar la derrota seguramente eso sucedió no porque no supieses cómo actuar; eso sucedió porque no hiciste lo que sabías. Se fiel a ti y a lo que sabes.

10. Comparte la felicidad
“Miles de velas se pueden encender con una sola vela, y la vida de la vela no se acortará. La felicidad nunca disminuye cuando se comparte.” La felicidad no sólo no disminuye, sino que crece. Por eso no la ocultes de las personas, haz más felices a quienes te rodean.


Y por último: ”No aceptes lo que digo simplemente por el respeto que me tenéis; del mismo modo que el oro es puesto a prueba en el fuego, pon mis palabras a prueba en el fuego de vuestra experiencia espiritual"

martes, 12 de enero de 2016

24 maneras de amar

  1. Aprender los nombres de la gente que trabaja con uno o de las personas que nos cruzamos en el ascensor y tratarles luego por su nombre.
  2. Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles.
  3. Pensar por principio bien de todo el mundo.
  4. Tener la manía de hacer el bien sobre todo a los que no se la merecerían teóricamente.
  5. Sonreír, sonreír a todas horas, con ganas o sin ellas.
  6. Multiplicar el saludo incluso a los semi conocidos.
  7. Visitar a los enfermos sobre todo si son crónicos.
  8. Prestar libros aunque te pierdan alguno.
  9. Hacer favores y concederlos antes de que te los pidan.
  10. Olvidar ofensas y sonreír especialmente a los ofensores.
  11. Aguantar a los pesados/plastas y no poner cara de aburrido escuchándolos.
  12. Tratar con antipáticos y charlar con los sordos sin ponerte nervioso.
  13. Contestar a todos los mensajes si te es posible.
  14. Entretener a los niños pequeños y no pensar que con ellos pierdes el tiempo.
  15. Animar a los ancianos y no hablarles como a niños, destacar todo lo positivo que encuentres en ellos.
  16. Recordar las fechas de los cumpleaños de los conocidos y amigos.
  17. Hacer regalos muy pequeños que demuestren el cariño pero no crean obligación de ser compensados con otro regalo.
  18. Ser puntual a las citas aunque tengas que esperar.
  19. Contarle a la gente cosas buenas que alguien ha dicho de ellos.
  20. Dar siempre buenas noticias.
  21. No contradecir por sistema a todos los que hablan contigo.
  22. Exponer tus razones en las discusiones pero sin tratar de aplastar.
  23. Mandar con tono suave y no gritar nunca.
  24. Corregir de modo que se note que te duele el hacerlo.
La lista podría ser interminable y los ejemplos similares infinitos.
Compartido de http://reikinuevo.com/

lunes, 4 de enero de 2016

SER FELIZ ES UNA ACTITUD!

Durante un seminario para matrimonios, le preguntaron a una mujer:
-Te hace feliz tu esposo? ¿Verdaderamente te hace feliz?
En ese momento el esposo levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad, sabía que su esposa diría que sí, pues ella jamás se había quejado durante su matrimonio.
Sin embargo la esposa respondió con un rotundo
- 'No... no me hace feliz'
Y ante el asombro del esposo... continuó:
-No me hace feliz... ¡Yo soy feliz!
El que yo sea feliz o no, eso no depende de el, sino de mí.
Yo soy la única persona, de quien depende, mi felicidad.
Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de alguna persona, cosa... o circunstancia sobre la faz de esta tierra,
yo estaría en serios problemas.
Todo lo que existe en esta vida, cambia continuamente. El ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres, etc. Y así podría decir una lista interminable.
A través de toda mi vida, he aprendido algo;
decido ser feliz y lo demás lo llamo 'experiencias':
amar,
perdonar,
ayudar,
comprender,
aceptar,
escuchar,
consolar.
Hay gente que dice:
- No puedo ser feliz... porque estoy enferma, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor, porque alguien me insultó, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró...
Pero lo que no sabes es que PUEDES SER FELIZ
aunque... estés enfermo,
aunque...haga calor,
aunque...no tengas dinero,
aunque...alguien te haya insultado,
aunque...alguien no te amó ,
o no te haya valorado .
La vida es como andar en bicicleta... te caes, sólo si dejas de pedalear.
Empieza tu día con una sonrisa y no permitas que nada ni nadie la borre de tu rostro.
SER FELIZ ES UNA ACTITUD!

martes, 29 de diciembre de 2015

Yoga de la visión: 3 ejercicios para mejorar tu vista.


1) Ejercicio del Punto:
El primer ejercicio ocular es el del Punto. Para llevarlo a cabo, localice un punto o una coma en la página, y enfóquese en hacerlo tan claro como le sea posible. Mire fijamente ese punto hasta que quede enfocado totalmente. Hay muchas probabilidades de que luego de algunos segundos el punto se haga menos claro y se torne algo borroso.

Ahora intente relajar sus ojos. Para ello ciérrelos por un minuto y permítales que se relajen. A continuación vuelva a mirar el mismo punto sin verlo fijamente. No lo vea fijo; en lugar de ello, permita que sus ojos se muevan lentamente por la página, por sobre y alrededor del punto. No se enfoque sólo en este punto, los ojos necesitan movimiento. Asegúrese de pestañear un poco.

Intente cerrar sus ojos e imaginar el punto, y luego mírelo nuevamente. Una vez que sus ojos se hayan relajado, le debería ser más fácil ver el punto.

2) Ejercicio de la Palabra:
El segundo ejercicio es el de la Palabra. Encuentre una palabra en la página, de cinco o más letras. Mire fijamente a la palabra, para que todas las letras queden a la vista, pero sin mover sus ojos. Enfóquese enteramente en la palabra completa, intentando obtener una mejor imagen en su cabeza. Al igual que en el ejercicio anterior, el ver fijamente y concentrarse demasiado causará que la palabra se vea borrosa.

Ahora relaje sus ojos y permítales moverse lentamente por sobre y alrededor de la palabra, a lo largo de cada una de sus letras. Pestañee. Permita que sus ojos lo conduzcan; no los obligue a mirar lo que usted quiere ver. La palabra debería verse más clara cuando la mire nuevamente. Permitir que los ojos se muevan le ayudará a que trabajen mejor, evitando la tensión.

3) Ejercicio de Doble Visión:
El tercer ejercicio es el de Doble Visión. Este ejercicio pretende lograr que sus ojos trabajen en conjunto. La mayoría de las personas utiliza sólo un ojo para ver un objeto, mientras que el otro hace lo suyo. Ponerse bizco puede ayudarle a enfocar un objeto con ambos ojos, pero esto causa un estrés innecesario. El truco consiste en relajar los ojos, enfocarse en el objeto de manera calmada, y permitir a ambos ojos enfocarse en conjunto.

Aprender y practicar a diario ejercicios de relajación ocular es una gran forma de desarrollar buenos y duraderos hábitos que le asegurarán una gran visión por muchos años.

La VIDA...